¿Cómo nos ayuda el conocer a Dios?

¿Cómo nos ayuda el conocer a Dios?

Michael Frost afirma que el quebrantamiento humano puede remontarse en miedo y/o pereza. ¿Puede Dios ayudarnos?

Preguntas para Discusión y Reflexión Personal

  1. ¿De qué maneras has visto al miedo y la pereza obrar en tu vida?
  2. ¿Estás de acuerdo que el miedo y la pereza pueden encontrarse en la raíz de gran parte del quebrantamiento de la humanidad?

Bueno, yo diría que las dos expresiones humanas más grandes de pecado o quebrantamiento son el miedo y la pereza. Sí, muchos predicadores cristianos se enfocan en varios pecados de un tipo u otro, pero, yo diría que se puede rastrear casi cada expresión de quebrantamiento humano a su raíz, y encontrarás miedo y/o pereza. ¿Cómo nos ayuda el conocer a Dios? El miedo, que es sentir temor a aceptar el cambio o temer a dar ese paso porque temo a la reacción en cadena que va a desatar o a lo que podría dar lugar. O la pereza, que es. "Ah, esto es interesante y puedo leer un poco más y voy a explorar un poco más sobre esto." Pero tienes una idea . Es decir, la violencia doméstica, es miedo o pereza. El temor a las repercusiones de lidiar con tu relación o pereza, simplemente no te molestarías en cambiar. Tienes una idea de cualquier clase de pecado: la lujuria, la violencia, la embriaguez, lo que sea. Cualquier tipo de quebrantamiento humano. ¿Por qué la gente no cambia? Porque tienen miedo de las consecuencias del cambio o simplemente son demasiado perezosos para tomar esas decisiones. Todos sabemos lo que se siente. –¿Sabes, necesito bajar de peso. –¿Por qué no lo haces? Soy demasiado perezoso para hacerlo, o tengo miedo. Tienes que enfrentar el alejamiento de tu padre entonces debes lidiar con eso. –Sí, tengo que hacer eso, pero tengo demasiado miedo de cómo va a reaccionar o soy demasiado perezoso para hacer el viaje para verlo, o lo que sea. Tú puedes ver una y otra vez, siempre pienso en ello como riendas de caballos de carga. estábamos destinados a cargar, estábamos destinados a correr libremente pero el miedo y la pereza simplemente nos detienen. El miedo y la pereza dirían, "culpa a las circunstancias." El miedo y la pereza dirían, siéntete amargado y enojado por estas situaciones. El miedo y la pereza te pedirán todo el tiempo que te vuelvas estático en la situación; mientras que si nos atrevemos a creer en lo que Jesús nos llama a tener coraje y esfuerzo y sacrificio y trabajo, ese tipo de elecciones nos invitan a llegar más allá de la circunstancias. No a ignorarlas, no a pretender que no sucedieron, pero para poder sacar de ésto lo mejor que podamos y avanzar de manera significativa. Y para mí, esta es la esencia misma o el centro del mensaje evangélico de Jesús. Jesús muere en la cruz para lidiar con el pecado humano. Ahora, ¿qué significa eso? Creo que lo que significa es que Jesús corta con un hacha la raíz del miedo y el pecado en nuestras vidas, y comienzan a marchitarse. Son como una vid que crece alrededor de nuestras almas, y la obra de Jesús está cortando con un hacha la raíz del tronco de esa vid. Y poco a poco durante años, comienza a marchitarse. Nosotros empezamos a cargar, empezamos a correr libres. Estoy mezclando mis metáforas con las vides y cargas de caballos, pero es posible que obtengas la esencia de esto. Yo diría que para mí, hay algo maravilloso sobre haber seguido a Jesús desde hace mucho tiempo y ver que soy cada vez menos perezoso y menos temerooso. Tiendo a pensar —pero no sé si esto sea una regla general— pero, tiendo a pensar que el miedo es más fuerte mientras eres joven y la pereza mientras envejeces, pero, yo he sido temeroso y perezosa toda mi vida. Soy experto en el miedo y la pereza, pero si esperas poder acoger una vida que llame las decisiones más valientes en tu vida, te invitaría a hacer el más grande esfuerzo, sacrificial y trabajador en tu vida; Vas a ser una mucho mejor persona por hacerlo. Sería una nueva forma de ser humano, que sería en torno al coraje. Se trataría de esfuerzo y trabajo. Se trataría sobre acoger un viaje para convertirse en todo lo que la humanidad estaba destinada a ser. Esta búsqueda, esta exploración y la relación con Dios, en realidad no te conduce a encerrarte en esta vida. No te atrofia. La búsqueda de Dios revoca el miedo y la pereza, y nos invita de hecho a abrazar todo lo que la humanidad estaba destinada a ser. Así que, tendrás miedo pero revoca ese miedo. No sucede durante la noche. Si estás esperando eso, eso es la pereza. Pero si tomas coraje, adoptas el trabajo de buscar a Dios, te prometo que serás una mejor persona al final de ese proceso, porque lo que Jesús quiere en tu vida es que puedas ser liberado, que adoptes la nueva forma de ser humanos que él modeló para nosotros,