¿Podemos Cuestionar a Dios?

¿Podemos Cuestionar a Dios?

Parece que hay más preguntas que respuestas. Mike Foster aborda si debemos sentirnos mal por cuestionar a Dios o si es normal querer investigar.

Preguntas para Discusión y Reflexión Personal

  1. ¿Qué piensas cuando escuchas a alguien decir que tienen más preguntas que respuestas?
  2. ¿Qué significado tiene para ti la idea de que a Dios le agradan nuestras preguntas? ¿Acaso es un pensamiento que te hace sentir cómodo?

Tengo más preguntas que respuestas estos días, pero no voy a dudar ni un instante que Dios es real y que él nos ama a ti y a mí.
¿Podemos cuestionar a Dios?
Explorar a Dios y quién es él y lo que está tratando de mostrarnos... creo que es un misterio que nunca termina de desplegarse. Pero al igual que es un misterio es también una aventura y algo por lo que... todos nosotros deberíamos sentir curiosidad. Porque creo que en esa aventura y en ese viaje, vamos a encontrar cosas muy lindas que nos sorprenderán. Y muchas de las preguntas con las que luchamos, son encontradas cuando exploramos a Dios. Y cuando lo vemos y le pedimos. Creo que lo que me encanta de Dios es que no está ofendido por nuestras preguntas, y él no está sorprendido por ellas o es tomado desprevenido por ellas. Él las recibe. Entonces, la idea de la exploración, la idea de descubrimiento, él inventó eso y él quiere que nosotros descubramos quién es él y lo que piensa de nosotros y cuánto nos atesora y nos acepta y nos ama y nos perdona. Y eso sólo se puede encontrar cuando vamos en un camino de exploración.