¿Qué es el Evangelio de Tomás?

¿Qué es el Evangelio de Tomás?

¿Qué es el Evangelio de Tomás?

Tal vez conoces a Mateo, Marcos, Lucas y Juan, pero, ¿y qué del Evangelio de Tomás?

A veces es sólo cuestión de suerte. Dos de los mayores descubrimientos arqueológicos del siglo XX, fueron encontrados totalmente por accidente. El descubrimiento inicial de los Manuscritos del Mar Muerto o Rollos de Qumrán ocurrió cuando un joven buscaba una cabra cerca de Qumrán en 1947. Dos años antes, dos agricultores cavando en un campo cerca de Nag Hammadi, Egipto, accidentalmente desenterraron un frasco que contenía doce códices encuadernados en cuero.

El segundo descubrimiento—conocido ahora como la Biblioteca de Nag Hammadi—es el que nos concierne aquí. Entre los más de cuarenta tratados descubiertos en 1945, varios son conocidos como los Evangelios Gnósticos, pero uno en particular ha capturado una gran cantidad de atención: el Evangelio de Tomás.

Antecedentes

Los investigadores actuales están divididos sobre la importancia de este texto. Algunos piensan que las palabras registradas en Tomás nos llevan de vuelta al Jesús Histórico. Otros han llegado a la conclusión que nos dicen poco o nada acerca de Jesús, sólo hablan mucho sobre comunidades cristianas esotéricas que vivieron en Siria y Egipto, siglos después de su ejecución. Algunos sabios han argumentado que las palabras de Tomás representan versiones anteriores, más fiables de las enseñanzas de Jesús, que los evangelios del Nuevo Testamento. La mayoría de los investigadores creen que estas palabras reflejan tendencias gnósticas; pero al mismo tiempo otros no están tan seguros.

La versión copta del Evangelio de Tomás encontrado en Nag Hammadi fue nuestra primera mirada al texto completo.1 Medio siglo antes, tres papiros griegos que contenían fragmentos de algunos dichos desconocidos de Jesús habían sido descubiertos en Oxirrinco, Egipto.2 Tras el descubrimiento de la Biblioteca de Nag Hammadi, se hizo evidente que los fragmentos de Oxirrinco eran una versión griega más temprana de lo que se convirtió en el Evangelio copto de Tomás. El manuscrito de Nag Hammadi de Tomás data del siglo IV, pero la mayoría de los eruditos creen que la primera versión griega se remonta a unos dos siglos antes.3

¿Qué Dice el Evangelio de Tomás?

El Evangelio de Tomás consiste en un breve prólogo seguido de 114 proverbios de Jesús. Notablemente, fechas de nacimiento, crónicas de viaje, relatos de milagros, y cualquier relato de la muerte, sepultura y resurrección de Jesús se encuentran ausentes del evangelio. Si lees cuidadosamente el Evangelio de Tomás contra los cuatro Evangelios del Nuevo Testamento, casi la mitad de los dichos te resultará familiar. Algunas frases igualan lo que encontramos en los Evangelios Sinópticos de Mateo, Marcos y Lucas. Otros se parecen más al Evangelio de Juan. La cuestión de cómo Tomás se relaciona con estos otros evangelios es objeto de acalorados debates.

El Evangelio de Tomás comienza con un anuncio acerca de su contenido: “Estas son las palabras secretas que el Jesús viviente habló y que Dídimo Judas Tomás escribió: “Quien encuentre la interpretación de estas palabras no experimentará la muerte.”4

A diferencia de los evangelios del Nuevo Testamento, que otorgan privilegio a otros discípulos (por ejemplo, Pedro, Santiago y Juan), este evangelio hace intérprete principal a Tomás Jesús. Tomás registra estas “palabras secretas”—conocidas como logias—de Jesús para la posteridad y tiene acceso especial a él. Tomás “comprende” a Jesús, mientras que otros seguidores no lo hacen.

El prólogo y las primeras palabras marcaron la pauta para el resto del evangelio. A lo largo del Evangelio de Tomás, Jesús imparte conocimiento a sus discípulos más cercanos en la forma de estas palabras secretas. No son parábolas para las masas, más bien son misterios esotéricos para algunos.

Jesús mismo promete la salvación a todo el que busca y descubre la interpretación correcta de estas palabras. A diferencia de lo que encontramos en el Nuevo Testamento, la salvación tiene nada que ver con la crucifixión de Jesús como un sacrificio expiatorio o el de su victoria sobre la muerte en la resurrección. Más bien, la salvación tiene que ver con entender el verdadero significado de palabras ocultas.

Palabras Secretas

Vamos a considerar algunas de las palabras que aparecen en el Evangelio de Tomás.

Para tener una idea de la clase de lenguaje esotérico que encontrarás en el Evangelio de Tomás, no necesitas ver más allá de logion 2: “Jesús dijo: ‘Aquellos que buscan no debe dejar de buscar hasta que encuentran. Cuando se encuentran, que se verá afectado. Cuando se les molesta, que se maravillará, y reinará sobre todos.’”

En un dicho algo similar a Mateo 16:16-18, Jesús dice a sus discípulos en el logion 13 del Evangelio de Tomás:

“Comparación de mí algo y me diga lo que soy como."
Simón Pedro le dijo: "Eres como un mensajero justo".
Mateo le dijo: "Eres como un filósofo sabio."
Tomás le dijo: "Maestro, mi boca es totalmente incapaz de decir lo que son."
Jesús dijo: "Yo no soy tu profesor. Porque has bebido, te has convertido en estado de embriaguez del manantial burbujeante que he tendido."
Y él lo tomó, y se retiró, y dijo tres palabras con él. Cuando Tomás volvió a sus amigos le preguntaron: "¿Qué dijo Jesús para usted?"
Tomás les dijo: "Si te digo que una de las palabras que me habló, que recogerá las rocas y piedras mí, y fuego saldría de las piedras y te devore.”

Jesús, entonces le da Tomás una instrucción privada. Cuando otros discípulos le preguntan a Tomás al respecto, él responde: “Si te digo que una de las cosas que me dijo, recogerás piedras y las echás a mí; un fuego saldrá de las piedras y te quemarás.”

La logion 20 da al Evangelio de la versión de Tomás de la parábola del grano de mostaza: “Los discípulos le dijeron a Jesús: ‘Díganos qué reino de los cielos es semejante.’ Él les dijo: ‘Es como un grano de mostaza, la más pequeña de todas las semillas, pero cuando cae en tierra preparada, que produce una planta grande y se convierte en un refugio para las aves del cielo.’”

En logion 77, Tomás describe a Jesús como la fuente de todas las cosas y una entidad que está presente en todas partes: “Jesús dijo: ‘Yo soy la luz que está sobre todas las cosas que estoy todo. De mí todo salió, y me consiguieron todos. Dividir un trozo de madera, allí estoy yo. Levanta la piedra y me encontrarás allí.’”

Logion 56 ofrece una visión negativa del mundo material típico de los gnósticos: “Jesús dijo: ‘El que ha llegado a conocer el mundo ha descubierto el cadáver, y el que ha descubierto un cadáver, de esa persona en el mundo no es digno.’”

Para los oídos modernos, una de las frases más extrañas de Jesús es la última en el evangelio, logion 114: "Simón Pedro les dijo: ‘Haz que María nos deje, para las mujeres no merecen la vida.’ Jesús dijo: ‘Mira, yo guiaré para hacerla varón, para que también ella puede llegar a ser un espíritu viviente semejante a vosotros varones. Por cada mujer que se haga hombre entrará en el reino de los cielos.’”

El Tono del Evangelio de Tomás

En general, el tono de Tomás es anti-matrimonio y anti-procreación. La razón es simple.

Según el punto de vista de Tomás—de mantener las opiniones del gnosticismo como un conjunto—un ser humano es un buen espíritu atrapado dentro de un cuerpo corrupto y malo. Tener un hijo es atrapar a otro espíritu en un mundo en descomposición y corrupto. Así que el celibato es lo ideal.

El Evangelio de Tomás—sobre todo la última frase—debe ser entendido en este sentido. La idea de dirigir a María a que sea hombre es probablemente una referencia a ser como Jesús: soltero y célibe. Es decir, una mujer virgen y sola se hace como un hombre ya que nunca tiene hijos.

¿Por Qué el Evangelio de Tomás, No Fue Incluído en el Nuevo Testamento?

El Evangelio de Tomás era conocido en la iglesia primitiva, pero el camino a la canonización era largo. Tomás no fue incluído en el canon de la Biblia por varias razones.

En primer lugar, a pesar de que parecía tener una conexión apostólica—es decir, un enlace a un apóstol (en este caso, Tomás)—el mensaje esencial del evangelio estaba en desacuerdo con otros libros aceptados. En particular, su postura anti-matrimonio y carácter esotérico diferían significativamente de otros libros que llevaron a la enseñanza apostólica.

En segundo lugar, para ser aceptado, un libro debe haber sido utilizado ampliamente en muchas iglesias en el Mediterráneo. Tomás no fue ni muy utilizado ni ampliamente aceptado como un texto sagrado. Su uso parece haber sido limitado en iglesias seleccionadas en las áreas alrededor de Siria y Egipto. Por último, Tomás probablemente fue excluído por aquellos que sí hiceron uso de él—los Gnósticos.

Las comunidades gnósticas utilizaron el Evangelio de Tomás libremente en su culto, y tenían puntos de vista de la creación, humanidad y salvación que variaban significativamente del resto de la “corriente principal” del cristianismo. Cuando llegó el momento de decidir qué libros se incluirían y cuáles no, el Evangelio de Tomás fue excluído.

A veces verás a un erudito argumentando que el Evangelio de Tomás contiene información valiosa acerca de Jesus. Tal vez sí. Tal vez no. Los debates continuarán. Como mínimo, el Evangelio no arroja luz sobre lo que algunas comunidades cristianas minoritarias decían acerca de Jesús en los siglos después de su muerte.

  1. El idioma copto es una forma de lenguaje egipcio tardío escrito usando el alfabeto griego además de otros varios personajes adoptados de la escritura demótica.
  2. P. Oxy 1, 654, 655.
  3. Para el análisis académico, véase a April DeCornick con The Original Gospel of Thomas in Translation: With a Commentary and New English Translation of the Complete Gospel (El Evangelio Original de Tomás Traducido: Con un Comentario y Nueva Traducción al Inglés del Evangelio Completo) (Edinburgh: T & T Clark, 2007), a Simon Gathercole, con The Composition of the Gospel of Thomas: Original Language & Influence (La composición del Evangelio de Tomás: Lengua Influencia Original), SNTSMS (Cambridge: University Press, 2012). Para tratamientos más populares, ver Darrell L. Bock con The Missing Gospels: Unearthing the Truth Behind Alternative Christianities (Los Evangelios Desaparecidos: Desenterrando la Verdad Detrás de Cristianismos Alternativos) (Nashville: Thomas Nelson, 2006), a Craig A. Evans, Fabricating Jesus: How Modern Scholars Distort the Gospels (Fabricando a Jesús: ¿Cómo Los Eruditos Modernos Distorsionan los Evangelios) (Downers Grove, IL: InterVarsity, 2006) y a Marvin W. Meyer, The Secret Teachings of Jesus: Four Gnostic Gospels (Las Enseñanzas Secretas de Jesús: Cuatro Evangelios Gnósticos (New York: Random House, 1984).
  4. Todas las citas del Evangelio de Tomás son de The Nag Hammadi Library (La Biblioteca de Nag Hammadi en Español), rev., James M. Robinson, ed. (San Francisco: HarperCollins, 1988).
  5. Crédito de FotoDenis and Yulia Pogostins / Shutterstock.com.